Carta a Eluana

Me ha costado, pero lo encontré. Se han escrito millones de píxels explicando que llevabas en coma 17 años, que tu padre llevaba tiempo intentando que te dejaran morir porque tú así lo habías expresado, que tu presidente Berlusconi impulsó un decreto urgente para intentar mantenerte con vida, que se aprobó por unanimidad supuestamente bajo amenazas y que el presidente de tu República se negó a firmarlo para ratificarlo, que te llevaron a un hospital del norte de Italia donde te retiraron la alimentación que te mantenía con vida, que Il Cavaglieri reunió al Parlamento este fin de semana y redactaron un proyecto de ley para obligar a que te volvieran a entubar, ... y que parece que te olías que se iba a aprobar en un tiempo récord porque decidiste morir antes de lo previsto. Como te decía, he tenido que buscar un poco para encontrar que tenías 38 años. Es curioso ... no has podido ser protagonista el día de tu muerte.

No sé si tu padre te ha mantenido informada de todo esto, o ahora te has enterado dónde quiera que estés, pero por si acaso quería decirte que en el mundo terrenal, y empleando una frase de que se ha puesto de moda en España, "la habéis liao parda" (no te preocupes. Te explico otro día de qué va). De todas maneras, y para tu tranquilidad, este revuelo no durará mucho. Se discutirán y alzarán la voz los partidarios y detractores de tu padre durante ... ¿un par de meses quizá? Eso siendo generoso, claro. Pero como estas cosas no dan ni quitan votos, el tema de la eutanasia quedará de nuevo en el olvido como pasó aquí cuando lo puso de moda Ramón Sampedro. Porque eso es lo que acaba siendo, un tema de moda, recurrente para desviar la atención.

Berlusconi ha dicho que has sido asesinada; que lo tuyo no fue una muerte natural. Muerte natural ... Me hace mucha gracia esa contrucción, sobretodo en este caso cuando tu vida ha sido mantenida artificialmente durante casi la mitad de tu existencia. Y por lo visto no quieren dejarte en paz todavía porque como no esperaban que murieras tan pronto (pronto ... después de 17 años en coma) querrán averiguar si te administraron algo, o vete a saber.

No sé ... Nunca me atrevería a criticar la decisión de tu padre. Espero serlo algún día, pero sin tener aún un hijo ya me imagino que, si ya debe ser muy duro perder a uno, más lo será decidir que debe morir. Aunque en este caso también podríamos decir que tu padre quiso que no siguieras sufriendo, o lo que sea que sintieras estando tanto tiempo en coma.

Por lo visto tú lo querías así; no estabas dispuesta a soportar que unas máquinas te mantuvieran artificialmente. Y mucha gente critica eso alegando que debe defenderse el derecho a la vida por encima de todo. Yo no tengo nada en contra de ellos, ¿eh? Al contrario. Pero lo que no tengo claro es que ellos sepan, o se hayan planteado, que es vivir. ¿Es únicamente ser? ¿Existir? Porque las piedras existen, pero no nos atrevemos a decir que estén vivas.

Yo me alegro por ti. Porque al final se haya cumplido tu deseo y que ahora, seas lo que seas y estés donde estés, seas feliz. De todo esto yo solo saco en claro una cosa que creo que debería respetarse y puede que incluso estar presente en la Declaración de los Derechos Humanos (ya, ya ... no te rías. Ya sé que tampoco eso sirve para nada). La cuestión es que si ninguno de nosotros hemos decidido el venir a este mundo ni en qué condiciones, ¿por qué no se nos da en todo momento el derecho a poder irnos cómo y cuando queramos? ¿No se debería respetar esta decisión individual?

Un beso, Eluana. Y otro también para tu padre.

Berk & The Virtual Band

Hacía ya ... ni sé la de años que no nos veíamos. Ella, después del concierto, decía que unos 16-17 años; pero yo diría que vino a verme cuando estuve ingresado en Guttmann, con lo que ese tiempo se reduciría a unos 13. Sea como sea han sido muchos años, que estas cosas de la tecnología moderna como facebook ayer se encargaron de reducir. En fin ... que me vienen los recuerdos y la lagrimilla fácil, y no se trata de eso. No ahora.

En los últimos años me he aficionado a asistir algún concierto del Festival de Jazz de Barcelona, y cuando ya creía que esta vez iba a perderme esa cita me llegó una invitación por parte de Nuria para ir a ver a Berk & The Virtual Band. Y no me lo pensé dos veces, porque de esa manera podría matar tres pájaros de un tiro: verla después de tanto tiempo, oírla cantar y asistir a un concierto del festival ... y encima "by the face" :P

Sala Bikini. 21:00h. Batería, bajo, saxo, teclado, guitarra eléctrica (en ocasiones también como segundo teclado) y dos voces muy muy diferentes. Creo que fue una hora y media de concierto, y en mi opinión muy ameno y divertido. Berk & The Virtual Band se atreven a versionar clásicos de los 80's dándoles un toque de jazz y swing (creo, vamos. Que conste que ni soy crítico musical ni un melómano del copón) con mucho gusto. Gracias al todopoderoso Youtube y al MySpace ya iba preparado, pero sinceramente me sorprendieron muy gratamente, sobretodo con 2 temas: YMCA (The Village People) y Material Girl (Madonna).

Ahora no recuerdo con qué tema abrieron el concierto, pero Sweet Dreams (Eurythmics. La de ellos está en su MySpace) fue una de las primeras (lo reconozco. Creo que es mi preferida. Más que Dolce Vita que también se encuentra en su MySpace en mejor calidad que aquí). También tocaron Billie Jean (Michael Jackson), Personal Jesus (Depeche Mode), Tainted Love (Soft Cell. Éste no me sorprendió porque ya lo escuché antes, si no ...), I'll Fly with You (Gigi D'Agostino. Que ... sinceramente. Como sea esta la versión original ... lo acabo de flipar. Me encantó), Suburbia (Pet Shop Boys), ... Me gustó mucho cómo tocaron, lo bien que combinaban esas dos voces tan diferentes, el contraste también de actitud de las dos cantantes en el escenario, ...

En definitiva, fue para mí un concierto con mucho gusto, donde también tocaron un tema sólo instrumental y otro compuesto por por ellos mismos: Little Max (creo que el resto eran versiones, aunque la última no lo tengo muy claro. ¿Alguien me puede sacar de la duda?). Puede que alguien piense que soy algo subjetivo porque a Nuria la conozco. A lo mejor, no lo sé. Lo que sí que puedo afirmar es que fue un rato en el pude aparcar ciertas cosas en mi cabeza, y que me sentó genial. Y que, por supuesto, me apunto al próximo. Incluso si tuviera que pagar la entrada :P

Y ... bueno. Desde la perspectiva personal fue un gustazo volver a verte, Nuria :)

Fotos del concierto

Voy a pintar el miedo de blanco

Escrito por Maria

El miedo tiene el arte de presentarse justo cuando menos lo necesito, pero no hablo de cualquier miedo, sino de ese que zumba como un abejorro gigante, martillando las ventanas y aturdiendo mi aparente calma.

Hay muchas clases de miedo. El que juega conmigo, el que no me deja escribir porque me inquieta las hojas de papel cuando quiero agregar alguna palabra, como si temiese que yo escriba aquello que no debe ser escrito, aquello que él sabe que yo sé, pero insiste en mantenerlo oculto. Hay otro tipo de miedo, el que acaricia y se anhela como la víspera de Reyes Magos, porque el solo hecho de sentir el hormigueo que te provoca en el estómago, te da fuerzas para continuar y seguir luchando. Está el miedo que responde a los ruegos de la tierra. Sedienta la boca de ésta en espera del dolor del cielo.

Pero el miedo de hoy es el miedo que atenaza las visceras, ese que se mete dentro tuyo y te estruja hasta impedirte sacar el grito que vive hace tiempo en tu garganta. ¿Cómo luchar contra él? es lo mismo que cuando intenté vencer a esa plaga implacable que acabó con furia con todos loscrisantemos blancos del jardin. ¿Y si dejo en mi jardín a este miedo? Quizás la plaga lo confunda con los crisantemos y lo hiera de muerte. Si así fuese, no me costaría esperarlo la próxima vez con un jardín infinito de crisantemos blancos. Como el miedo es gris, será fácil ocultarlo debajo de ellos, o mejor aún, intentaré pintarlo del mismo color. ¡Shhhhh!¿Ya se habrá ido?. ¿Escuchó mis pensamientos? No creo, en todo momento simulé no darme cuenta de él.

De todas formas, el nuevo proyecto me sacudió por dentro, como esas bolas de nieve que al agitarlas me dan tanta alegría, quizás sea porque siempre que ví la nieve, me imaginé paseando por New York y el presentirla me renueva. Así me siento ahora, imaginando cómo hago para tomar desprevenido a mi miedo y teñirlo de blanco…y asi caminar de tu mano en Nueva York mientras los copos de nieve caen y caen sin parar. Lástima justo es otoño y no hay mucha luz. De todas maneras, algo de sol siempre hay y la luna llena nunca falta cuando uno necesita una mano. De no ser suficiente, le robaré la espuma al río o buscaré entre las nubes, la más blanca y la cazaré con mi atrapa-sueños. Creo que alcanzará para pintar de blanco mi miedo. Aunque no estoy del todo segura… ¡Es tan inmenso! que no sé si bastará un cielo entero de nubes blancas para cambiarle el color a mi miedo.

Mejor me apuro a dormir, mañana me levantaré antes que el sol, tengo tanto por hacer…

2 puntos menos en el carnet de conducir

El otro día vi en el telediario que el Gobierno aprobó una proposición no de ley por la que se penalizará con la pérdida de 2 puntos del permiso de conducir a los coductores que estacionen en una zona reservada para discapacitados sin estar acreditados para ello. Ante esta noticia sólo me resta decir: ya era hora, joder.

Al oir la noticia recordé a una persona con la que tropecé creo que en la entrada de un centro comercial. Acababa de estacionar en una de estas plazas y le llamamos la atención sobre ello. El hombre se disculpó y fue a retirar el coche, pero a medio camino se giró y me hizo una pregunta: "Perdona. ¿Por qué son tan grandes estas plazas? ¿Y por qué están siempre al lado de la puerta?". La segunda pregunta tiene una respuesta con algo de sentido común: por norma gneral, las personas que necesitamos de esas plazas somos PMRs (personas de movilidad reducida), lo que indica que tenemos dificultades a la hora de desplazarnos. Si en ocasiones ya es tedoso llevar el carro o las bolsas de la compra hasta donde está el coche, ¿te imaginas tener que hacerlo desplazándote en una silla de ruedas o necesitando de una muleta para poder caminar? Esa es la razon de la cercanía a las entradas de los edificios.

Que las las plazas de aparcamiento reervadas para discapacitados sean de mayor tamaño es debido a que muchos de nosotros necesitamos más epacio lateral, ya sea para poder abrir completamenta la puerta y poder situar la silla de ruedas al lado del coche, o para tener espacio suficiente para poder desplegar una rampa lateral que de acceso al discapacitado al coche.





Aunque hay veces que la rampa se despliega por la parte posterior del coche, y el espacio entonces se necesita en esa zona.



Bueno, pues .... a partir de ahora ya tenéis más razones para dejar libres eso sitios ;)

Huracán de recuerdos

Voy a ordenar todos mis recuerdos tuyos. Le diré a los hermosos que formen en fila de a uno a mi izquierda y le pediré a los tristes que hagan lo mismo a mi derecha. Después de eso, haré que tus pasados me expliquen al oído cómo viví cada situación para entrar así en un torbellino de emociones.

Hasta que tu presente se siente sobre mis rodillas, destape mis ojos y me diga: "Mírame. Ya estoy aquí. ¿A qué esperas para besarme?"

Desayuno

Son las 6 y media de la mañana y, viendo que ella sigue dormida, deciden ponerse en marcha para evitar que salga de casa sin desayunar. El exprimidor lleva ya rato empujando a la tostadora dentro del armario, intentando hacerla salir.

- Va, mujer. Tú eres más grande y más fuerte. ¡Empuja la puerta del armario de una vez!
- Sí, claro. ¿Y cómo bajamos luego hasta la encimera?
- De eso no te preocupes. Nos sobran cuerdas de escalada en forma de cable.


Así que la tostadora se decidió y abrió la puerta con un golpe seco. Junto con el exprimidor lograron descender a la encimera gracias al cable y la fuerza de la licuadora, que volvió a sentirse útil después de tanto tiempo de inactividad. Se repartieron el trabajo: él liberó a un cuchillo de uno de los cajones y al pan de molde que vive bajo los cubiertos, mientras ella puso todo su empeño en abrir la puerta de la nevera. Y cuando lo consiguió salieron de ella la bolsa de naranjas y la mermelada de mora dando brincos y gritos de alegría.

- ¡¡¡Ssshhh!!! Guardad silencio o la despertaremos antes de hora y no podremos sorprenderla.

Se notaba que el cuchillo era quien cortaba el bacalao en ese grupo. La orden la dio con voz enérgica, pero con una sonrisa en la cara compartida por el resto del equipo. Y fue él quien comenzó a ponerse manos a la obra. Ayudado por las extremidades de los electrodomésticos escogió las mejores naranjas y comenzó a cortarlas. Dos rebanadas de pan de molde salieron de su bolsa y se pusieron una sobre la otra para hacer de colchoneta a un vaso que hizo el salto del ángel desde su estantería. La tostadora comenzó a pinchar con su enchufe las mitades de naranja para exprimirles todo su zumo usando a su compañero de armario, a la vez que el recién llegado vaso se disponía a recibir ese delicioso jugo.

Cuando hubo acabado, la tostadora se secó la mano en un trapo de cocina y se enchufó para asar las tostadas, quienes se introdujeron en la ranura dando un doble mortal con tirabuzón carpado. Y mientras seguían su proceso, el exprimidor alargó el brazo hasta el armario de los platos para sacar uno de allí al más puro estilo de las actuaciones del Circo Chino, haciéndolo bailar sobre uno de sus dedos. Y ya finalizando el malabar, un mantelito llegó volando desde el tendedero para recoger al plato como si fuera una alfombra mágica, y cazaron a las tostadas que salieron de justo en ese momento realizando un mortal y medio perfectamente sincronizado.

Y nada más aterrizar el mantel, el sargento cuchillo comenzó a correr por la encimera y saltó sobre el fregadero metálico provocando un gran estruendo.

Ella se despertó sobresaltada, sin saber muy bien por qué, y se dirigió medio sonámbula a la cocina creyendo que sólo iba a por un vaso de agua.

Imagen propiedad de chiquimedia

Prisionero de amor

Llegué con mis tropas felices a tu corazón
para plantar mi bandera en tu pecho rendido.
Pero lo que no logré ver, cegado por la ilusión,
es que no fui el invasor, sino el invadido ...

... por tu amor ...

... y desde entonces soy tu cautivo.